…amanecer salvaje…

Archivo para la Categoría "poesía"

“…porque tomé la palabra, porque inventé mi camino…” Patricia Karina Vergara Sánchez – “DESDE LA INSIGNIFICANCIA”

mujer vuela¿Cómo te atreves?
Insolente.

Pretendes calificarme
sin saber cómo se vive
desde la orilla del acantilado.

Tú, ostentando propiedad
del mundo.
de su idea moral
y del buen proceder.

Te estorbo tanto,
que sería largo
tratar de enumerar,
en exacto,
aquello que juzgas.

  • Que me he negado
    a ser tu musa
    o la imagen étnica
    que te justifica.
  • Que me he cansado
    de la servidumbre.
  • Que estoy harta
    de la incondicionalidad absurda.

 

Probablemente,
es porque tomé la opción

  • de abrir la mirada,
  • de escuchar mi voz,
  • de nombrar a mi hermana,

y hube de apropiarme
de mi hacer autonomía.

mujer Vuela 2

Entonces, me acusas:

  • Que soy vanidosa.
  • Que me falta sabiduría
    – para entender tus reglas.
  • Que de mi boca salen mentiras
    – porque no me puedo tragar tus verdades.

Porque tomé la palabra.
Porque inventé mi camino.

Me llamas infiel.
Otra vez soy la hereje.
Nuevamente, la pecadora.

Tú, desde la altura iluminada,
sentencias, como si pudieras,
sobre el alma mía,
y me llamas mujer de oscuridad.

Desde tus altares,
ante tus tribunas,
empuñando tu cetro.
Has ordenado desfigurar
la imagen de mi rostro.
Has intentado borrar mi nombre
de los testimonios.

Pero,
no logras el olvido
de mi existencia.

Déjame, déjame.
Elijo ser la paria.
La infecciosa.
La insuficiente.

Me quedo aquí,
vanidosa,
instintiva,
con mi inteligencia poca,
con mi verdad sombría.

Me quedo aquí,
Sentada en mi soberbia.
Ya que una cosa entiendo.
Una sola, es cierto:

Si ando tan errada;
 Si tengo el camino tan perdido;
 Por qué insistir en negar
 lo que no cuenta.

Por qué tú, desde el poder,
te ocupas de contenerme,
de acosarme, de acorralarme.
Por qué, si soy apenas nada.

Por qué, entonces,
mis preguntas abren grietas.

Por qué si cuestiono yo,
tú y tus jerarquías remojan cimientos.

Por qué, si abro yo la boca,
tú tiemblas.

Publicado en ESTA BOCA MÍA

por © Patricia Karina Vergara Sánchez

mujer-libre

Anuncios

“Atesora tu poder. Defiéndelo. Hazlo por ti. Te lo pido en nombre de todas nosotras.” Gioconda Belli – CONSEJOS PARA LA MUJER FUERTE

  fuego_sagrado

CONSEJOS PARA LA MUJER FUERTE

Si eres una mujer fuerte
protégete de las alimañas que querrán
almorzarte el corazón.
Ellas usan todos los disfraces de los carnavales de la tierra
Se visten como culpas, como oportunidades,
como precios que hay que pagar
Te hurgan el alma;
meten el barreno de sus miradas o sus llantos,
hasta lo más profundo del magma de tu esencia
no para alumbrarse con tu fuego
sino para apagar la pasión
la erudición de tus fantasías.

Si eres una mujer fuerte
tienes que saber que el aire que te nutre
acarrea también parásitos, moscardones,
menudos insectos que buscarán alojarse en tu sangre
y nutrirse de cuanto es sólido y grande en ti.

No pierdas la compasión, pero témele a cuanto conduzca
a negarte la palabra, a esconder quien eres,
lo que te obligue a ablandarte
y te prometa un reino terrestre a cambio
de la sonrisa complaciente.

Si eres una mujer fuerte
prepárate para la batalla:
aprende a estar sola
a dormir en la más absoluta oscuridad sin miedo,
a que nadie te tire sogas cuando ruja la tormenta,
a nadar contra corriente.

Entrénate en los oficios de la reflexión y el intelecto.
Lee, hazte el amor a ti misma, construye tu castillo,
rodealo de fosos profundos,
sin olvidar anchas puertas y ventanas.

arde

Es menester que cultives enormes amistades
que quienes te rodeen y quieran, sepan lo que eres;
que te hagas un círculo de hogueras
y enciendas en el centro de tu habitación
una estufa siempre ardiente
donde se mantenga el hervor de tus sueños.

Si eres una mujer fuerte
protégete con historias y árboles,
con recetas antiguas de cantos y encantamientos.

Has de saber que eres un campo magnético
hacia el que viajarán aullando clavos herrumbados
y el óxido mortal de todos los naufragios.

Ampara.
Pero amparate primero.
Guarda las distancias.
Constrúyete. Cuidate.

Atesora tu poder.
Defiéndelo.
Hazlo por ti.
Te lo pido en nombre de todas nosotras.

 

Gioconda Belli

arde bosque

“Supongo que a tí te ocurrirá lo mismo…” Pacogor

Que la sintonía del universo nos pone en la frecuencia de la gente cómplice!
definitivamente sí!

Hace un tiempo, Paco nos regaló el  “Guión para una Vida”
y ahora, nos regala un nuevo texto, que sintoniza, en mi frecuencia,
con sus letras de hace 2 años. Gracias!!

Las comparto, porque puede que a tí te ocurra lo mismo!

NECESITO DECIRLO

Necesito decirlo, porque a veces se me olvida,
cuando agotado por la batalla de la vida
las fuerzas me abandonan y aparecen
las ganas de arrojarlo todo por la borda.
Supongo que a ti te ocurrirá lo mismo
y se hace necesario entonces insistir
en la cantidad de razones que aún nos quedan
para seguir en la brecha de la pelea por la vida:

Porque hay poderosos argumentos
para mantener intacta nuestra capacidad
de darle rienda suelta a la ternura,
y disfrutar de esa sensación de intimidad
casi infinita en su perfección con el silencio.

De esa manera seguiremos perpetuando
lo mejor de nuestra condición de ser humano
y seremos capaces de conservar el respeto
debido a lo que a nuestro alrededor existe,
podremos mantener intacta esa necesidad
casi infantil de asombrarnos ante la magia,
esa irreductible admiración por la poesía.

Recuerda que aún merecemos permitirnos
la licencia de que los corazones ardan
en la hoguera extraordinaria del amor,
nos quedan las ganas de reír en compañía
y llorar las tristezas en la soledad de una noche
perdida en el infinito de nuestra melancolía.

Y poseemos la emoción que despierta la belleza
la cólera que desata la injusticia y la infamia
ese deseo de sentirse útil para los otros
y el coraje de comprometernos sin necesidad
para darles un futuro mejor a los que carecen
de un presente digno a su condición de persona.

No olvides ese inmenso tesoro que significa
la facultad de soñar, de transformar la realidad,
y esa pequeñísima y fascinante luz indescifrable
que los poetas dan a veces el nombre de esperanza.
Necesito recordarme todo eso cuando la vida
se convierte a veces en un monólogo sordo
que nos lleva de la mano hasta un dolor tan grande
que pareciera que fuera la antesala de la muerte.

Francisco Gorrín González .

.

Publicado por Pacogor  en  http://escritoconsentido.blogspot.com

24 de abril de 2011

“…haz de la ternura el antídoto contra todos los venenos…” Pacogor

“…haz de la ternura el antídoto contra todos los venenos…” Pacogor – “Guión para una vida”

ternura

GUIÓN PARA UNA VIDA

La vida es música
que nos rodea,
aunque a veces
sea imposible de entender.
No te limites
a contemplar el mundo
desde tu ventana,
con el convencimiento
de tener perdido el partido.
.
Cada ocasión sobreviene
como una sorpresa,
al igual que un reto
emocionante en sí mismo,
no te limites a dejarlo pasar
protegido tras la barrera.
Invariablemente, renace,
porque detrás del llanto
pueden abrirse
una flor, un amigo, unos brazos,
la meta final de la armonía.
.
¿No lo oyes?
Es el aire que te llama:
Eres uno más
en tu particular idiosincrasia,
que acrecienta
la riqueza del planeta.
De ahí la importancia
de tu mirar, de tu entender,
del suave sonido de tu canción.
Está prohibido
quedarse en un rincón,
jugando a tejer lentamente
las telarañas del olvido.
.

No tales el árbol de la ilusión,
y escribe el libreto
de tu propia realidad
sin truncar nunca los sueños
en cristales rotos.
Quiérete como desearías
que te amasen,
haz de la pasión tu norte,
y de la ternura el antídoto
contra todos los venenos.
Solo así, podrá valer la pena.
Al menos que yo sepa,
no existe otra manera.

Publicado por Pacogor en http://escritoconsentido.blogspot.com
11 de mayo de 2009

“Supongo que a tí te ocurrirá lo mismo…” Pacogor

“…sólo es eterno lo que se basa en un amor libre…” Anthony de Mello

https://i0.wp.com/www.fotosigno.com/wp-content/uploads/2008/08/petalos.jpg

“Pétalo a pétalo, memorizó la rosa.

Pensó tanto en la rosa,
la aspiró tantas veces en su ensueño,
que cuando vio una rosa
verdadera
le dijo
desdeñoso,
volviéndole la espalda:

– mentirosa.”

Ángel González

https://i2.wp.com/farm3.static.flickr.com/2282/2252762891_08de2463c3_m.jpg

El amor no duerme

Donde hay amor no hay deseos. Y por eso no existe ningún miedo. Si amas de verdad a tu amigo, tendrías que poder decirle sinceramente:

“Así, sin los cristales de los deseos, te veo como eres, y no como yo desearía que fueses, y así te quiero ya, sin miedo a que te escapes, a que me faltes, a que no me quieras.”

Porque en realidad, ¿qué deseas? ¿Amar a esa persona tal cual es, o a una imagen que no existe? En cuanto puedas desprenderte de esos deseos-apegos, podrás amar; a lo otro no se lo debe llamar amor, pues es todo lo contrario de lo que el amor significa.

El enamorarse tampoco es amor, sino desear para ti una imagen que te imaginas de una persona. Todo es un sueño, porque esa persona no existe. Por eso, en cuanto conoces la realidad de esa persona, como no coincide con lo que tú te imaginabas, te desenamoras. La esencia de todo enamoramiento son los deseos. Deseos que generan celos y sufrimiento porque, al no estar asentados en la realidad, viven en la inseguridad, en la desconfianza, en el miedo a que todos los sueños se acaben, se vengan abajo.

El enamoramiento proporciona cierta emoción y exaltación que gusta a las personas con una inseguridad afectiva y que alimentan una sociedad y una cultura que hacen de ello un comercio. Cuando estás enamorado no te atreves a decir toda la verdad por miedo a que el otro se desilusione porque, en el fondo, sabes que el enamoramiento sólo se alimenta de ilusiones e imágenes idealizadas.

El enamoramiento supone una manipulación de la verdad y de la otra persona para que sienta y desee lo mismo que tú y así poder poseerla como un objeto, sin miedo a que te falle. El enamoramiento no es más que una enfermedad y una droga del que, por su inseguridad, no está capacitado para amar libre y gozosamente.

La gente insegura no desea la felicidad de verdad; porque teme el riesgo de la libertad y, por ello, prefiere la droga de los deseos. Con los deseos vienen el miedo, la ansiedad, las tensiones y…, por descontado, la desilusión y el sufrimiento continuos. Vas de la exaltación al desespero.

¿Cuánto dura el placer de creer que has conseguido lo que deseabas? El primer sorbo de placer es un encanto, pero va prendido irremediablemente al miedo a perderlo, y cuando se apoderan de ti las dudas, llega la tristeza. La misma alegría y exaltación de cuando llega el amigo, es proporcional al miedo y al dolor de cuando se marcha… o cuando lo esperas y no viene… ¿Vale la pena? Donde hay miedo no hay amor, y podéis estar bien seguros de ello.

Cuando despertamos de nuestro sueño y vemos la realidad tal cual es, nuestra inseguridad termina y desaparecen los miedos, porque la realidad es y nada la cambia. Entonces puedo decirle al otro:

“Como no tengo miedo a perderte, pues no eres un objeto de propiedad de nadie, entonces puedo amarte así como eres, sin deseos, sin apegos ni condiciones, sin egoísmos ni querer poseerte.”

Y esta forma de amar es un gozo sin límites.

¿Qué haces cuando escuchas una sinfonía? Escuchas cada nota, te deleitas en ella y la dejas pasar, sin buscar la permanencia de ninguna de ellas, pues en su discurrir está la armonía, siempre renovada y siempre fresca. Pues, en el amor, es igual. En cuanto te agarras a la permanencia destruyes toda la belleza del amor. No hay pareja ni amistad que esté tan segura como la que se mantiene libre. El apego mutuo, el control, las promesas y el deseo, te conducen inexorablemente a los conflictos y al sufrimiento y, de ahí, a corto o largo plazo, a la ruptura. Porque los lazos que se basan en los deseos son muy frágiles. Sólo es eterno lo que se basa en un amor libre. Los deseos te hacen siempre vulnerable.

Fragmento desde:
AUTOLIBERACIÓN INTERIOR,  ANTHONY DE MELLO

Fuente  http://www.miportalespiritual.com/

https://i1.wp.com/www.lacoctelera.com/myfiles/barquier/soledad-1.jpg

A veces un cuerpo puede modificar un nombre

A veces, las palabras se posan sobre las cosas

como una mariposa sobre una flor,

y las recubren de colores nuevos.

Sin embargo, cuando pienso en tu nombre,

eres tú quien le da a la palabra color, aroma, vida.

¿Qué sería tu nombre sin ti?

Igual que la palabra rosa sin la rosa:

un ruido incomprensible, torpe, hueco.

Ángel González

“…llora la caída de mis hojas…” Borja de Diego … LA VENDEDORA DE FÓSFOROS: Hans Christian Andersen … DÍAS DE VINO Y ROSAS: Dolores Herrera Uribe

.
ES SENCILLO
Ámame
como a un árbol:
lluéveme,
derrama mi simiente
bajo tierra,
llora la caída
de mis hojas.

Borja de Diego

https://i2.wp.com/i242.photobucket.com/albums/ff226/shirley23052/alegria.jpg

La Vendedora de Fósforos

La primera vez que leí este cuento, siendo una niña pequeña, mis ojos se llenaban de lágrimas y mi pecho de sollozos por el triste destino de esta pobre vendedora de fósforos. Cómo comprender tanto desamparo, tanta soledad, tanta carencia y tanta frialdad en medio de la magia de la navidad. Al leerlo muchos años después no deja de emocionarme. Si esta pequeña hubiese tenido tan sólo un poco de calor interno y de amor propio hubiese encontrado tal vez alguna forma de proteger su vida y no perderse en sus ensoñaciones. Va dedicado a todas las mujeres que mueren en vida congeladas por el abandono, por el desprecio, por la falta de atención y de reconocimiento; a todas a las que su trabajo, su creatividad y su esfuerzo no es valorado ni retribuido; a todas las mujeres que para sobrellevar sus amarguras se entregan a vivir en un mundo de ensueños y dejan así de luchar por sus vidas; a todas las que se dejan paralizar por el miedo; a todas las “huérfanas de madre” que han perdido el contacto con lo femenino y con su capacidad de protección y cuidado interno; a todas las mujeres, niñas y ancianas faltas de calor, de compasión y de amor. A todas las que en algún momento de nuestras vidas podemos dejarnos cargar (y victimizar) con una vendedora de fósforos dentro. Un abrazo circular en esta navidad.

LA VENDEDORA DE FÓSFOROS-

Hans Christian Andersen.

¡Qué frío tan atroz! Caía la nieve, y la noche se venía encima. Era el día de Nochebuena. En medio del frío y de la oscuridad, una pobre niña pasó por la calle con la cabeza y los pies desnuditos; llevaba en el delantal, que era muy viejo, algunas docenas de cajas de fósforos y tenía en la mano una de ellas como muestra. Era muy mal día: ningún comprador se había presentado, y, por consiguiente, la niña no había ganado ni un céntimo. Tenía mucha hambre, mucho frío y muy mísero aspecto. ¡Pobre niña! Los copos de nieve se posaban en sus largos cabellos rubios, Veía bullir las luces a través de las ventanas; el olor de los asados navideños se percibía por todas partes.

Se sentó en una plazoleta, y se acurrucó en un rincón entre dos casas. El frío se apoderaba de ella y entumecía sus miembros; pero no se atrevía a presentarse en su casa ya que si volvía con todos los fósforos y sin una sola moneda su madrastra la maltrataría, y, además, en su casa hacía también mucho frío. Sus manitas estaban casi yertas de frío. ¡Ah! ¡Cuánto placer le causaría calentarse con una cerillita! ¡Si se atreviera a sacar una sola de la caja, a frotarla en la pared y a calentarse los dedos! Sacó una. ¡Rich! ¡Qué luz tan hermosa! Creía la niña que estaba sentada en una gran chimenea de hierro, adornada con bolas y cubierta con una capa de latón reluciente. ¡Ardía el fuego allí de un modo tan hermoso! ¡Calentaba tan bien!

Pero todo acaba en el mundo. La niña extendió sus piececillos para calentarlos también; más la llama se apagó. Frotó otra, que ardió y brilló como la primera La niña creyó ver una habitación en que la mesa estaba cubierta por un blanco mantel resplandeciente con finas porcelanas, y sobre el cual un pavo asado y relleno de trufas exhalaba un perfume delicioso. ¡Oh sorpresa! ¡Oh felicidad! Pero la segunda cerilla se apagó, y no vio ante sí más que la pared impenetrable y fría.

Encendió un nuevo fósforo. Creyó entonces verse sentada cerca de un magnífico pesebre: era más rico y mayor que todos los que había visto en aquellos días en el escaparate de los más ricos comercios. Esta, embelesada, levantó entonces las dos manos, y el fósforo se apagó. Todas las luces del nacimiento se elevaron, y comprendió entonces que no eran más que estrellas. Una de ellas pasó trazando una línea de fuego en el cielo.

-Esto quiere decir que alguien ha muerto- pensó la niña; porque su abuelita, que era la única que había sido buena para ella, pero que ya no existía, le había dicho muchas veces: “Cuando cae una estrella, es que un alma sube hasta el trono de Dios”.

Todavía frotó la niña otro fósforo en la pared, y creyó ver una gran luz, en medio de la cual estaba su abuela en pie y con un aspecto sublime y radiante.

-¡Abuelita!– gritó la niña-. ¡Llévame contigo! ¡Cuando se apague el fósforo, sé muy bien que ya no te veré más! ¡Desaparecerás como la chimenea de hierro, como el ave asada y como el hermoso nacimiento!

Después se atrevió a frotar el resto de la caja, porque quería conservar la ilusión de que veía a su abuelita, y los fósforos esparcieron una claridad vivísima. Nunca la abuela le había parecido tan grande ni tan hermosa. Cogió a la niña bajo el brazo, y las dos se elevaron en medio de la luz hasta un sitio tan elevado, que allí no hacía frío, ni se sentía hambre, ni tristeza: hasta el trono de Dios.

Cuando llegó el nuevo día seguía sentada la niña entre las dos casas, con las mejillas rojas y la sonrisa en los labios. ¡Muerta, muerta de frío en la Nochebuena! El sol iluminó a aquel tierno ser acurrucado allí con las cajas de cerillas, de las cuales una había ardido por completo.

-¡Ha querido calentarse la pobrecita!– dijo alguien.

Pero nadie pudo saber las hermosas cosas que había visto, ni en medio de qué resplandor había entrado con su anciana abuela en el reino de los cielos.

https://i2.wp.com/www.espacioblog.com/myfiles/poeta-del-alambre/abrazado-a-la-tristeza.jpg

DIAS DE VINO Y ROSAS

No sabíamos de los días de vino y rosas,
aturdidos como estábamos de que el deseo
se empeñara en ajarse en la costumbre
y en rebelarse contra el orden establecido.

Pronto comenzamos a pagar el alto precio
que supone saberse diferentes,
y aprendimos a rendirles vasallaje al ansia
y a su estigma.

Tuvimos que pagar un alto precio
y aún hoy lo pagamos,
pero vamos conociendo
el sabor del vino y el olor de la rosa.

Dolores Herrera Uribe

http://www.nodo50.org/mlrs/

“…las estrellas empezaron a brillar … y oíste una nueva voz…” Mary Oliver – “Carta abierta a la Esperanza” Clarissa Pinkola Estés

EL VIAJE

Finalmente un día supiste

Lo que debías hacer y empezaste,

A pesar de que las voces a tu alrededor

No cesaran de gritar

Su mal consejo,

A pesar de que la casa entera

Empezara a temblar

Y te fallaran las fuerzas.

¡Salva mi vida!

gritaban las voces.

Pero tú no te detuviste.

Sabías lo que debías hacer,

A pesar de que el viento hurgara

Con sus tenaces dedos,

A pesar de que su melancolía

Fuera terrible.

Ya era tarde,

Oscura noche,

Y el camino estaba lleno de

Piedras y ramas caídas.

Pero poco a poco,

Mientras dejabas sus voces atrás,

Las estrellas empezaron a brillar

Entre los parches de nubes

Y oíste una nueva voz,

Que lentamente

Reconociste como la tuya,

Que te hacía compañía

Mientras te adentrabas cada vez más

En el mundo,

Con la determinación de hacer

Lo único que podías hacer.

Con la determinación de salvar

La única vida que podías salvar.


Mary Oliver, “Dream Work”


DESDE http://circulodelasmujeres.blogspot.com

https://i1.wp.com/i35.photobucket.com/albums/d176/dsmcarty/my%20space/estrellas1.jpg

Carta abierta a la Esperanza

Amigas, amigos, no os descorazonéis.

Estamos hechos para estos tiempos. Últimamente, he sabido de tantos que se sienten profunda y honestamente confundidos. Les preocupa el estado actual de las cosas en el mundo.

Vivimos un tiempo en que casi a diario hay razones para la perplejidady con frecuencia también para el enojo por cómo se deterioran las cosas que más importan a los visionarios. Vuestras valoraciones son correctas.

El reconocimiento y distinción a los que algunos aspiraban al mismo tiempo que apoyaban acciones tan atroces contra niños,ancianos, gente corriente, pobres, imprudentes, desvalidos, resulta sobrecogedor.

Sin embargo, os pido, os ruego, os animo a que por favor no agotéis vuestro espíritu, entristeciéndoos por estos tiempos difíciles. Especialmente, no perdáis la esperanza, porque la verdad es que estamos hechos para estos tiempos.

Sí. Durante años hemos estado aprendiendo, practicando, entrenándonos y esperando el momento de encontrarnos exactamente en este nivel de compromiso.

Crecí en los Grandes Lagos y reconozco un buen barco cuando lo veo.

Aplicado a conciencias despiertas, no ha habido jamás más buenos barcos en las aguas como los hay ahora a lo largo y ancho del mundo. Y están completamente equipados y dispuestos a hacerse señales unos a otros como nunca antes en la historia de la humanidad.

Mirad por encima de la proa, hay millones de barcos de almas justas en las aguas con vosotros. Aunque el barco tiemble con cada ola de esta tormenta, os aseguro que los pilares que componen vuestra proa y timón provienen de un bosque superior. Estos maderos son famosos por soportar tormentas, mantenerse firme, y avanzar, no importa lo que pase.

En toda época oscura, existe una tendencia a fijarse en lo malo y lo aún no resuelto del mundo. No pongais vuestra atención  ahí. También existe la tendencia a malgastar fuerzas afanándose en lo que está fuera de nuestro alcance,  en lo que todavía no puede ser. No os centréis en eso. Es como  malgastar el viento navegando sin izar las velas.

Hacemos falta, eso es todo cuanto se nos permite saber. Aunque encontremos resistencia, serán más las almas grandes que encontraremos y que nos cobijarán, amarán y guiarán, y lo sabremos cuando las veamos.

¿No decís que sois creyentes? ¿No habéis pedido gracia? ¿No os acordáis que estar en gracia significa obedecer la voz superior?

No es nuestra tarea arreglar el mundo entero de una vez, sino encargarnos de corregir esa parte del mundo que está a nuestro alcance. Cualquier cosa, por pequeña que sea, que un alma pueda hacer por ayudar a otra, por socorrer a una parte de este mundo sufriente, será de inmensa ayuda.

No se nos ha concedido saber qué ó quiénes harán que la masa crítica se incline hacia un bien duradero. Lo que hace falta para este cambio drástico es una acumulación de actos, que sumen, que se sumen a otros y que continuén sumando. Sabemos que para traer justicia y paz no son necesarios todos los seres de la tierra, sino un grupo pequeño pero decidido capaz de soportar la primera tempestad, la segunda, la centésima …

Una de las cosas más poderosas y tranquilizadoras que podemos hacer para intervenir en un mundo tormentoso es ponernos de pie y mostrar nuestra alma. Un alma en la cubierta brilla como el oro en tiempos difíciles. Su luz echa chispas, puede enviar señales, y hacer que las materias adecuadas se enciendan.

Mostrar la luz del alma en tiempos tenebrosos como estos, ser feroces y a la vez capaces de mostrar compasión hacia otros, son actos de inmenso valor y de mayor necesidad. Las almas que luchan por despertar, toman luz de otras que están completamente despiertas y dispuestas a dejarse ver. Si queremos ayudar a serenar el tumulto, sería sin duda, una de las cosas más poderosas que podemos hacer.

Siempre habrá momentos en los que os sintáis descorazonados. Yo también he sentido desesperanza muchas veces en mi vida, pero no le guardo un sitio; no voy a hacerle el juego. No tiene permiso para comer de mi plato. Y la razón es esta: en lo más profundo de mi ser sé algo que vosotros también sabéis. Sabéis que no puede haber desesperanza cuando recordáis por qué estáis en la Tierra, a quién servís, quién os ha enviado. Nuestras buenas palabras y nuestras buenas acciones, no son realmente nuestras: son las palabras y acciones de Quien nos trajo aquí.

En ese espíritu, espero que  escribáis esto donde podáis verlo bien:

Cuando un gran barco está en puerto y anclado, está seguro. No hay duda. Pero no se construyen grandes barcos para tenerlos anclados.

Recibid esto con mucho amor y una oración para que recordéis de quién venís y por qué estáis aquí, en esta hermosa y necesitada Tierra.

Clarissa Pinkola Estés,
autora de “Mujeres que corren con los lobos”

DESDE http://la-loba-solitaria.spaces.live.com

Es el agua, es el viento,
es resumen de todo lo que siento,
es la arena, es el sentimiento,
es la tinta que no borra en el silencio,
es el aire de puntillas,
es la calma cogiendo carrerilla,
es el sabor de lo pequeño,
es tocar un sueño.
Es el mapa de un suspiro,
es lo que hay cuando te miro,
es el duende del latido de tu corazón.

Magia es probar a volcar lo que hay en el fondo de ti,
magia es verte sonreír.
Magia es probar a saltar sin mirar,
es caer y volver a empezar.

Es el tiempo, es la hoguera,
es la mano que mece la marea,
es la tierra, es la bandera blanca,
es la gota de una lluvia de esperanza,
es el mundo de puntillas,
es la vida cogiendo carrerilla,
es el sabor de lo pequeño,
es tocar un sueño.
Es el mapa de un suspiro,
es lo que hay cuando te miro,
es el duende del latido de tu corazón.

Magia es probar a volcar lo que hay en el fondo de ti,
magia es verte sonreír.
Magia es probar a saltar sin mirar,
es caer y volver a empezar.

Es el mapa de un suspiro,
es lo que hay cuando te miro,
es el duende del latido de tu corazón y el mío.
Es la meta y el camino,
es la suerte y el destino,
es la fuerza del latido de tu corazón.

Magia es probar a volcar lo que hay en el fondo de ti,
magia es verte sonreír.
Magia es probar a saltar sin mirar,
es caer y volver a empezar. (BIS)

“Magia”, Rosana

A %d blogueros les gusta esto: