…amanecer salvaje…

Archivo para la Categoría "música"

“…quisiera tener cosas dulces que escribir, pero tengo que decidir y me decido por la rabia…” Rebeca Lane – “Ni una menos”

Rebeca Lane – “Ni una menos”

Letra e interpretación: Rebeca Eunice Vargas Tamayac / Rebeca Lane
Instrumental: Jeff Tucker
Mezcla y masterización: Pablo Flores Navarro / Jestein Ritmos

LETRA
 

quisiera tener cosas dulces que escribir
 pero tengo que decidir y me decido por la rabia
 5 mujeres hoy han sido asesinadas
 y a la hora por lo menos 20 mujeres violadas
 

eso que solo es un día en Guatemala
 multiplícalo y sabrás porqué estamos enojadas.
 no voy a andar con pinzas para quien no entienda
 que esto es una emergencia y estamos preparadas.
 

no soy pacifista no me exijan cosas que no ofrezco
 no pedí un pedestal ni lo merezco
 soy como las otras hartas de andar con miedo
 agresiva porque es la forma en que me defiendo.


 no tengo privilegio que proteja este cuerpo
 en la calle creen que soy un blanco perfecto
 pero soy negra como mi bandera y valiente
 en nombre mío y en el de todas mis bisabuelas.
 

la curandera que murió de tantos golpes
 porque el hombre que la amaba realmente la odiaba.
 la otra que fue abandonada con un hijo
 y cuando se enfermó tuvo que mandarlo a un hospicio.
 

esta va por mi porque a los 15 años
 me atravesó la cara un golpe desde su mano
 porque ningún humano se hizo presente
 el día que un delincuente me dejó el pezón marcado.
 

esto va por la niña de 9 años
 obligada a un embarazo porque la violó su hermano
 una niña sin derechos porque el clero
 considera que el aborto es peor de lo que le han hecho.
 

me remito a los hechos
 no voy a explicarle con dibujos a ningún macho de esos
 que creen que con su intelectualidad nos van a venir a educar
 sentados en su privilegio.
 

no tengo privilegio que proteja este cuerpo
 en la calle creen que soy un blanco perfecto
 pero soy negra como mi bandera y valiente
 en nombre mío y en el de todas mis bisabuelas.
 

cuéntanos bien en las calles somos miles
 desde México hasta Chile y en el planeta entero
 en pie de lucha porque vivas nos queremos
 no tenemos miedo no queremos a ni una menos.
 

díganme loca histérica y exagerada
 pero hoy canto en nombre mío
 y el de todas mis hermanas
 no nos acusen de violentas esto es autodefensa
 estamos en resistencia ya no somos indefensas.
 ...
 pero soy negra como mi bandera y valiente
 en nombre mío y en el de todas mis bisabuelas.


Fuente: https://rebecalane.bandcamp.com/track/ni-una-menos

rebeca-lane

Rebeca Lane – Foto de http://www.publinews.gt

Anuncios

“Los Momentos” – Manuel García – Eduardo Gatti

 

Los Momentos
(Letra y Música: Eduardo Gatti)

Tu silueta va caminando
con el alma triste y dormida
ya la aurora no es nada nuevo
pa’ tus ojos grandes y pa’ tu frente
ya el cielo y sus estrellas
se quedaron mudos, lejanos y muertos
pa’ tu mente ajena.

Nos hablaron una vez cuando niños
cuando la vida se muestra entera
que el futuro, que cuando grandes
ahí murieron ya los momentos
sembraron así su semilla
y tuvimos miedo, temblamos
y en esto se nos fue la vida.

Cada uno aferrado a sus dioses
producto de toda una historia
los modelan y los destruyen
y según eso ordenan sus vidas
en frente les ponen monedas
en sus largas manos les cuelgan
candados, letreros y rejas.

 manuelGarcía y EduardoGatti

 

 VER: “…ahí murieron ya, los momentos…” Eduardo Gatti

“…este es el momento cuando la vida me pertenece…” La canción de Gabriela – Película “Así en la Tierra como en el Cielo” -“Så som i himmelen” Kay Pollak. Suecia, 2004.

Este es el momento cuando la vida me pertenece
Se me ha concedido un momento aquí en la tierra
y mi anhelo me ha llevado a este lugar

Lo que me ha faltado y lo que he recibido
como sea, es el camino que he elegido
Mi consuelo, más allá de las palabras,
que me ha dejado entrever un rinconcito
de aquel paraíso adonde nunca he alcanzado llegar

Quiero sentir que estoy viva
Todo este tiempo que me queda
pienso vivirlo a mi manera
Quiero sentir que estoy viva
y saber que lo que soy basta

Nunca se me ha olvidado quién era antes

Simplemente lo he dejado descansar
Quizás no tuve opción
sólamente la voluntad de sobrevivir

Quiero vivir feliz
por ser quien soy
Quiero poder ser fuerte y libre,
ver cómo la noche se convierte en día

Estoy aquí y la vida me pertenece a mí exclusivamente
Y el paraíso que yo me imaginaba
lo encontraré en algún lugar

Quiero sentir que he vivido mi vida

https://i2.wp.com/www.espacioblog.com/myfiles/c-rmencit-/mujer-3.JPG

…canción de una película sueca llamada

“Sa Som in Himelhem”

(Como en el cielo),

se llama Gabriellas Sång (canción de Gabriela)

Letra en español encontrada en  http://fr.answers.yahoo.com


.

Det är nu som livet är mitt
Jag har fått en stund här på jorden
Och min längtan har fört mig hit
Det jag saknat och det jag fått

Det är ändå vägen jag valt
Min förtröstan långt bort om orden
Som har visat en liten bit
Av den himmel jag aldrig nått
Jag vill känna att jag lever
All den tid jag har ska jag leva som jag vill
Jag vill känna att jag lever
Veta att jag räcker till
(Oh, oh, oh…)

Jag har aldrig glömt vem jag var
Jag har bara låtit det sova
Kanske hade jag inget val
Bara viljan att finnas kvar

Jag vill leva lycklig
För att jag är jag
Kunna vara stark och fri
Se hur natten går mot dag

Jag är här
Och mitt liv är bara mitt
Och den himmel jag trodde fanns
Ska jag hitta där nånstans

Jag vill känna att jag levt mitt liv

Letra en sueco desde http://www.youtube.com

.

From the movie soundtrack;
“As it is in Heaven/Så som i Himmelen”

Gabriella’s Song

It is now that my life is mine
I’ve got this short time on earth
And my longing has brought me here
All I lacked and all I gained

And yet it’s the way that I chose
My trust was far beyond words
That has shown me a little bit
Of the heaven I’ve never found

I want to feel I’m alive
All my living days
I will live as I desire
I want to feel I’m alive
Knowing I was good enough

I have never lost who I was
I have only left it sleeping
Maybe I never had a choice
Just the will to stay alive

All I want is to be happy
Being who I am
To be strong and to be free
To see day arise from night

I am here and my life is only mine
And the heaven I thought was there
I’ll discover it there somewhere

I want to feel that I’ve lived my life!


Letra en inglés  desde  aquí

.

Así en la tierra como en el cielo

(Så Som I Himmelen, suecia 2005)

“La vida es una orquesta: Empecemos juntos. Terminemos juntos.”

Daniel Daréus es un exitoso conductor de orquesta, que un día decide -para sorpresa de todo el mundo- interrumpir su carrera y regresar a su pueblo natal, al norte de Suecia. Estando ahí, poco a poco comienza a involucrarse con el coro de la Iglesia local. Y su vida cambiará para siempre, al descubrir el amor y encontrarse a sí mismo…

Desde:  http://sanchez2.com

“Como en el cielo”, nombrado para un Oscar en la categoría de Mejor película extranjera 2004, tuvo, durante sus primeros cuatro meses en las salas de cine suecas, más público que la última parte de la trilogía “El señor de los anillos”.

http://www.sweden.se

Fly with me and take the sky
Close your eyes and feel the wind
You and I will live to see
When we reach the sky you will find

Fly away, take my hand
Spread your wings, reach the sky
I can make you believe
Life is rich, rich within me
So fly away, hold my hand
Feel the wind, take the sky
Love will find, find a way
I believe in you
Fly with me
Fly with me

Night will fall and stars will shine
And the moon will smile to ease your mind
Questions why life’s so strange
Watch me fly
I’ll take you there to see

Fly away, take my hand
Spread your wings, reach the sky
I can make you believe
Life is rich, rich within me
So fly away, hold my hand
Feel the wind, take the sky
Love will find, find a way
I believe in you
Fly with me
Fly with me

So fly away, take my hand
Spread your wings, reach the sky
I can make you believe
Life is rich, rich within me
So fly away, hold my hand
Feel the wind, take the sky
Love will find, find a way
I believe in you
Fly with me

Lena’s song

https://i0.wp.com/www.tucineportal.com/TIERRACIELO_3.jpg

Así en la Tierra como en el Cielo. Título original: Så som i himmelen.

Dirección: Kay Pollak. Suecia, 2004.

http://www.tucineportal.com/tierracielo.htm

“…seguir caminando…” Olga Román – Juan Uría

Aunque ya no pueda más
Y tenga los pies gastados
Aunque no encuentro razones
Para salir de la cama
Aunque sostenga en el alma
El peso de tantos años
Seguir caminando
Seguir caminando
Seguir caminando

Ahora que tengo canas
y el espejo me devuelve
los ojos cansados
cuando llega la tristeza
en vez de llorar de pena
me abrocho el abrigo y quiero
seguir caminando
seguir caminando
seguir caminando

Si en las cartas de esta mano
No hay ases, si el enemigo
Está haciendo estragos
Y al olor de las sardinas
Resucita el gato malo
Dejo de jugar y elijo
Seguir caminando
Seguir caminando
Seguir caminando

olga román

Aunque la luz no aparezca
Seguir caminando
Aunque se parase el mundo
Seguir caminando
Aunque no tenga más fuerzas
Seguir caminando
Cuando el miedo me detenga
Seguir caminando

Por todo lo que he vivido
Seguir caminando
Por todo lo que he olvidado
Seguir caminando
Aunque me sienta vencida
Seguir caminando
Aunque me muera de pena
Seguir caminando

Aunque parezca imposible
Seguir caminando
Cuando me sienta perdida
Seguir caminando
Para encontrar el camino
Seguir caminando
Para encontrarme contigo
Seguir caminando

Si nada tiene sentido
Seguir caminando
Aunque parezca mentira
Seguir caminando
Aunque al final no haya nadie, nada
No puedo más pero quiero seguir caminando
Seguir caminando
Seguir caminando

SEGUIR CAMINANDO (Juan Uría-Olga Román)

OlgaRomán

“..más que colombiana, me siento muy latina…”: Marta Gómez – Entrevistada por Marlon Becerra.

marta gómez

“…es que el mundo necesita la música… y cuándo a mí me preguntan,

“..bueno, ¿usted porqué canta canción social, o con mensaje?
¿porqué no canta canciones de amor?”,

yo pienso que va más allá de que te guste o no te guste,
es que tú tienes una responsabilidad,

y eso es lo que los músicos, a veces,
o no saben o no quieren darse cuenta,

pero tener un micrófono es un poder…
es que tú tienes que hablar…”

Marta Gómez

“Marta nació cantando.
En su cuna componía
y cantaba los ruidos que la rodeaban,
para llamar el sueño.

Marta compone para conjurar la nostalgia
y espantar las tristezas, las suyas y las ajenas.
Aprendió a cantarle al alma y el alma aprendió a oírla.

En su voz canta el viento, a veces se ríe un río
y hasta se escuchan los murmullos de la tierra.

Con su guitarra, su voz y llena de ganas sigue componiendo
los cantos que la rodean
y las voces que le dictan las ausencias, para arrullar el silencio.”

Nicolás Buenaventura Vidal
Realizador de cine, guionista y cuentero

http://www.martagomez.com/biografia.php

  marta_gomezEn Alwari:

” …si puedes seguirme en las alas del viento, a mundos muy lejos del sol…” Marta Gómez

“…como el humo del fuego sagrado”. Tolba Phanem, poeta Africana

“No necesito una garantía firmada para saber
que la sangre de mis venas es de la tierra
y sopla en mi alma como el viento,
refresca mi corazón como la lluvia
y limpia mi mente
como el humo del fuego sagrado”.

Tolba Phanem, poeta Africana

humo

VISITE:

“Reconocer nuestra propia canción” Tolba Phanem

“…¿Quién dice que los hombres no pueden ser feministas?…” Byron Hurt

“…Pensé en todas las mujeres que había en mi vida

(incluyendo a mi madre, mi hermana y mi novia)

y me di cuenta de que tenía mucho que aprender sobre género….”

Byron Hurt

Por qué soy un hombre feminista

byron hurt

Cuando era pequeño, mi madre y mi padre solían discutir mucho. Algunas mañanas me despertaba con el sonido alarmante de mis padres gritándose. La discusión continuaba hasta que mi padre gritaba “¡Y se acabó!No voy a seguir hablando más de esto”. La disputa acababa justo ahí. Mi madre nunca tuvo la última palabra.

Los gritos de mi padre hacían encogerse a mi madre; yo quería hacer algo para parar esa furia proyectada contra ella. En aquellos momentos, me sentía impotente porque era demasiado pequeño para enfrentarme a mi padre. Aprendí muy pronto que la fuerza y el poder intimidaban a mi madre. Nunca vi a mi padre golpearla, pero sí presencié lo hirientes que podían ser sus golpes verbales cuando caían sobre la psique de mi madre.

Mi padre no maltrataba siempre a mi madre, pero cuando lo hacía, me identificaba con el dolor de ella, no con la agresividad de él. Cuando le hacía daño, me hacía daño a mí también. Mi madre y yo teníamos un vínculo muy especial. Era divertida, inteligente, cariñosa y hermosa. Era muy buena escuchando, y me hacía sentir especial e importante. Y cada vez que la cosa se ponía fea, ella era mi roca y mi base.

Una mañana, después de que mi padre le gritara a mi madre durante una discusión, ella y yo nos quedamos en el baño, solos, preparándonos para el día que nos esperaba. La tensión en la casa era tan espesa como una nube de humo negro. Sabía que mi madre estaba disgustada. “Te quiero, Mamá, pero ojalá tuvieras un poco más de valor cuando discutes con Papá”, le dije lo suficientemente bajo para que él no pudiera oirme. Ella me miró, acarició mi espalda y forzó una sonrisa.

Tenía tantas ganas de que mi madre se defendiese a sí misma… No entendía por qué tenía que rendirse a él cada vez que peleaban. ¿Quién era él para sentar las normas de la casa? ¿Qué le hacía tan especial?

Crecí resentido por la dominación de mi padre en casa, incluso queriéndole tanto como quería a mi madre. Su ira y su intimidación consiguieron impedir que mi madre, mi hermana y yo expresáramos nuestra opinión cada vez que no coincidían con la suya. Algo en esa desigualdad de su relación me parecía injusto, pero a una edad tan joven, no podía expresar qué.

Un día, mientras estábamos sentados en la mesa de la cocina tras una de sus discusiones, mi madre me dijo: “Byron, nunca trates a una mujer como tu padre me trata a mí”. Ojalá la hubiese escuchado.

Conforme fui creciendo y tuve mis propias relaciones con chicas y mujeres, a veces me comporté como vi a mi padre comportarse. Yo también me volví defensivo y verbalmente agresivo cada vez que una chica o una mujer con la que salía me criticaba o me desafiaba. Denigraba a mis novias controlando su peso o la ropa que elegían ponerse. En una relación en particular durante la universidad, usé frecuentemente mi corpulencia para intimidar a mi novia, echándome sobre ella y gritándole para defender mi punto de vista.

Había asimilado lo que había visto en casa y me estaba convirtiendo lentamente en aquello que había despreciado siendo niño. Aunque mi madre intentó enseñarme mejor, yo, como muchos chicos y hombres, me sentí en mi derecho de maltratar al género femenino cuando me beneficiaba.

Tras graduarme en la universidad, necesitaba un trabajo. Supe de un nuevo programa de sensiblización que estaba por lanzarse. Se llamaba Los Mentores en el Proyecto de Prevención de Violencia. Siendo un estudiante-atleta, ya había hecho sensibilización comunitaria anteriormente, y el Proyecto MPV me pareció un buen plan mientras que encontraba un trabajo en mi campo, el periodismo.

Fundado por Jackson Katz, el Proyecto MPV se diseñó para utilizar el prestigio de los atletas para convertir la violencia de género en algo inaceptable. Cuando me entrevisté con Katz yo no sabía que el proyecto era un programa de prevención de la violencia de género. Si lo hubiese sabido, probablemente no hubiese ido a la entrevista.

Así que cuando Katz me explicó que estaban buscando a un hombre para ayudar a institucionalizar el currículo basado en la prevención de la violencia de género en institutos y facultades de todo el país, casi me vuelvo por donde había venido. Pero durante la entrevista, Katz me hizo una pregunta muy interesante: “Byron, ¿cómo crees que beneficia la violencia de los afroamericanos hacia las afroamericanas a nuestra comunidad?”.

Nunca nadie me había hecho esa pregunta antes. Como hombre afroamericano profundamente preocupado por los problemas de raza, nunca había pensado demasiado sobre cómo el abuso emocional, las palizas, las agresiones sexuales, el acoso en la calle y las violaciones afectan a una comunidad entera, tal y como el racismo hace.

Al día siguiente, asistí a un taller sobre prevención de la violencia de género facilitado por Katz. Allí planteó una pregunta a todos los hombres en la sala: “¿Qué cosas hacéis para protegeros de ser violados o agredidos sexualmente?”

Ni un solo hombre, incluido yo, pudo responder rápidamente la pregunta. Finalmente, un hombre levantó la mano y dijo: “Nada”. Entonces Katz preguntó a las mujeres: “¿Qué cosas hacéis para protegeros de ser violadas o agredidas sexualmente?” Casi todas las mujeres en la sala levantaron su mano. Una a una, cada mujer testificó:

“No establezco contacto visual con hombres cuando camino por la calle”, dijo una.

“No dejo mi copa sin vigilar en las fiestas”, dijo otra.

“Uso el apoyo de mis amigas cuando voy a fiestas”.

“Cruzo la calle cuando veo a un grupo de tíos caminando hacia mí”.

“Uso mis llaves como un arma en potencia”.

“Llevo conmigo un spray de autodefensa”.

“Vigilo qué ropa me pongo”.

Las mujeres continuaron durante varios minutos, hasta que su parte de la pizarra estuvo completamente llena de respuestas. El lado de la pizarra de los hombres estaba en blanco. Me quedé estupefacto. Nunca había oído a un grupo de mujeres decir esas cosas antes. Pensé en todas las mujeres que había en mi vida (incluyendo a mi madre, mi hermana y mi novia) y me di cuenta de que tenía mucho que aprender sobre género.

Días después de ese taller, Katz me ofreció el trabajo como especialista mentor-formador, y lo acepté. Aunque no sabía mucho sobre temas de género desde un punto de vista académico, rápidamente aprendí en el trabajo. Leí libros y ensayos de bell hooks, Patricia Hill Collins, Angela Davis y otras escritoras feministas.

Como la mayoría de hombres, me había tragado el estereotipo de que todas las feministas eran blancas, lesbianas, ataca-varones poco atractivas que odiaban a los hombres. Pero después de leer los trabajos de todas esas feministas negras, me di cuenta de que esto estaba muy alejado de la realidad. Tras investigar a fondo su trabajo, llegué a respetar de verdad la inteligencia, coraje y honestidad de estas mujeres.

Las feministas no odiaban a los hombres. De hecho, les querían. Pero tal y como mi padre había silenciado a mi madre durante sus discusiones para evitar escuchar sus quejas, los hombres silenciaron a las personas feministas, denigrándolas y haciendo oídos sordos sobre quiénes somos en realidad.

Aprendí que las feministas ofrecían una importante crítica sobre una sociedad dominada por los varones que, rutinaria y globalmente, trataba a las mujeres como ciudadanos de segunda clase. Ellas decían la verdad, e incluso siendo un hombre, su verdad me hablaba a mí. A través del feminismo, desarrollé un lenguaje que me ayudó a expresar mejor cosas que había experimentando creciendo como un hombre.

Los escritos feministas sobre el patriarcado, el racismo, el capitalismo y el machismo estructural conectaban conmigo porque había presenciado de primera mano el tipo de dominación machista a la que ellas desafiaban. Lo vi de niño en mi casa y lo perpetué siendo adulto. Su análisis de la cultura y comportamiento de los hombres me ayudó a poner el patriarcado de mi padre en un contexto social más grande, y también me ayudó a entenderme mejor.

Decidí que me encantaban las feministas y abracé el feminismo. El feminismo no sólo da voz a las mujeres, sino que allana el camino a los hombres para liberarse del dominio de la masculinidad tradicional. Cuando herimos a las mujeres en nuestras vidas, nos herimos a nosotros mismos y herimos a nuestra comunidad también.

Según me fui haciendo adulto, el comportamiento de mi padre hacia mi madre cambió. Con la edad se suavizó, y dejó de ser tan poco razonable y tan verbalmente agresivo. Mi madre llegó a hacerse valer cuando estaban en desacuerdo.

Me impactó oírla decir la última palabra y que mi padre la escuchara sin enfadarse. Fue un gran cambio. Ninguno de ellos se consideraría a sí mismo feminista, pero creo que ambos aprendieron con el tiempo a ser individuos más completos que se trataban con respeto mutuo. Cuando mi padre murió de cáncer en 2007, lucía orgullosamente por la ciudad una gorra de béisbol que yo le había regalado y que decía: “Acaba con la violencia hacia las mujeres”. ¿Quién dice que los hombres no pueden ser feministas?


Autor: Byron Hurt (@byronhurt). Director de cine, escritor y productor musical.
Traducción: Elo y Mines
Artículo originalmente publicado en: TheRoot.com
 
Publicado por , y • 1 de febrero de 2013 en http://www.proyecto-kahlo.com/ 
 
 
 
El Chojín – Libre (con Donpa Y La Orquesta De Cámara Clave 1)

 
[Donpa]
Me gustaría, pararme, por un momento,
sentarme en un banco y disfrutar de un litro bien frío,
pensar en quién soy y de donde vengo, muy lejos
y aun no sé cómo, pero a donde he llegado.

No quiero cambiar este mundo,
pero si espero poder mejorarlo,
ya no temo la vida el miedo ha desaparecido,
y ahora soy libre, libre

[Chojín]
Libre, suena bien, ¿verdad?
poder ser libre para hablar, para ser libre, para pensar ,
sentirse libre vale aun mas que la propia libertad
haz cuentas, ¿Cuántas veces hiciste cosas
creyendo que no eras libre cuando en realidad si lo eras?
yo tengo claro que …

[Donpa]
Me levanto cada día para irme muriendo,
hago bien, pasa el tiempo, y yo no me muevo,
pero soy libre
Pensar en porque habéis nacido no es de locos
no creo que sea para perder el tiempo
menos aun siendo frágil y escaso
y por lo tanto, algo muy, muy, muy valioso

no quiero cambiar este mundo ,
pero si espero poder mejorarlo ,
ya soy fuerte y no pienso detenerme ,
ante absolutamente nadie,
libre, libre, como cantos en el aire
libre, libre a pesar de ser humano
me levanto cada día para irme muriendo,
hago bien pasa el tiempo, y yo no me muevo
Sobreviviré, a pesar de que juegues sucio,
sobreviviré , con o sin papeles o permisos
seguiré cantando aun después de muerto ,
libre, como cantos en el aire ,
hoy me siento libre, libre a pesar de ser humano.

[Chojín]
Libre, con lo sencilla que es la palabra
que complicado es muchas veces asimilarla
y entender que no hay nada,
nada que no se pueda hacer cuando se ponen ganas.
Yo soy el Scofield que escapa de esta cárcel de palabras,
las sensaciones son trampas,
trampas ideadas para poner a prueba nuestra capacidad para poder expresarlas,
pero yo, yo soy libre.
Soy libre porque puedo sentirme dueño de cada palabra que mi cabeza escribe,
soy libre porque nadie me dirige, porque yo soy quien decide,
quizá no se si equivocarme o acertar,
pero si que opción tomar cuando el camino se divide.
Yo soy libre, y soy fuerte, y soy orgulloso y puedo decirte
que no habrá una sola piedra que evite que arribe a la meta que este hombre persigue
que es sentirme feliz por las cosas que hice
y no arrepentirme de las que no hice,
porque eso, eso para mí es ser libre.
libre, como cantos en el aire, libre, a pesar de ser humano.

 
A %d blogueros les gusta esto: