…amanecer salvaje…

El Patriarcado: una estructura invisible

Por: Marisa Montero García-Celay

Puede ser un buen momento para presentar lo que, en última instancia, subyace o está detrás de todo aquello que aprendemos en las relaciones familiares, sexuales, sociales, políticas; en la educación que nos forma o nos deforma desde la escuela, la televisión, la publicidad, los libros, los cómics; en los diferentes lenguajes: el lenguaje corporal, en el musical, en la pornografía, en el erotismo, en los silencios, en la palabra, en nuestra lengua… es decir, en todos los ámbitos de nuestra cultura, esa señora que nos crea y que a su vez contribuimos a crear, queramos o no. No en vano desde algunas filosofías se dice que el ser humano está condenado a tener que hacerse o (yo añadiría) deshacerse…

Este término lo utiliza, por primera vez en la historia, Kate Millett en su magnífico libro Política sexual, publicado en 1969, que pretende ser, dicho por la propia autora, “unos cuantos apuntes hacia una teoría del patriarcado”. Habrán de pasar unos cuantos años para que esta perspectiva sea incorporada en todos los análisis mínimamente serios que se hagan desde cualquier ciencia social.

Lo que vulgarmente se llama “machismo” no es más que la punta del iceberg de toda una organización social profundamente discriminatoria para con las mujeres, que se ha dado en llamar “patriarcado”. Es decir, que el sistema patriarcal implica mucho más de lo que vulgarmente se entiende por machismo.


Nadie discute que el sexo
es una categoría en el mundo de la pareja:
de ahí la ternura y sus ramas salvajes.

Nadie discute que el sexo
es una categoría familiar:
de ahí los hijos,
las noches en común
y los días divididos
(él, buscando el pan en la calle,
en las oficinas o en las fábricas;
ella, en la retaguardia de los oficios domésticos,
en la estrategia y la táctica de la cocina
que permitan sobrevivir en la batalla común
siquiera hasta el fin de mes).

Nadie discute que el sexo
es una categoría económica:
basta mencionar la prostitución,
las modas,
las secciones de los diarios que sólo son para ella
o sólo son para él.

Donde empiezan los líos
es a partir de que una mujer dice
que el sexo es una categoría política.

Porque cuando una mujer dice
que el sexo es un categoría política
puede comenzar a dejar de ser mujer en sí
para convertirse en mujer para sí,

constituir a la mujer en mujer
a partir de su humanidad
y no de su sexo,
saber que el desodorante mágico con sabor a limón
son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm
saber que las labores propias del hogar
son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar,
que la diferencia de sexos
brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa
cuando se conocen todos esos secretos
que nos mantenían enmascarados y ajenos.

poema de  Roque Dalton

en “La política del sexo” de Kate Millet


Una diferencia de mercado

Donde empiezan los líos —auguró el poeta salvadoreño Roque Dalton— es cuando una mujer dice que el sexo es una categoría política”, en referencia a una cita de Kate Mills. De ahí, Dalton construyó el poema “Para un mejor amor”, en donde hilvanó: “Porque cuando una mujer dice / que el sexo es una categoría política / puede comenzar a dejar de ser mujer en sí / para convertirse en mujer para sí, / constituir a la mujer en mujer / a partir de su humanidad / y no de su sexo, /saber que el desodorante mágico con sabor a limón / y jabón que acaricia voluptuosamente su piel / son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm / saber que las labores propias del hogar / son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar, / que la diferencia de sexos / brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa / cuando se conocen todos esos secretos / que nos mantenían enmascarados y ajenos”.

De la poesía Dalton, tal vez, la única palabra sesentista sea napalm. En tiempos de daños colaterales, sin embargo, ese párrafo muestra por qué ser varón y ser mujer son hechos políticos y, hasta qué punto, también, la diferencia de ser varón y ser mujer es —y ojala fuera más— potencial maravilla. Y más maravillosa sería si no estuviera tan habitualmente amenazada por la desigualdad o el desencuentro. Pero hoy la diferencia de sexos no sólo es una categoría política. También es —y tal vez eso mismo la renueve en tiempos de baja de la política y embestida del poder de las empresas— una categoría de mercado. Un mercado que —igual que el divide y reinarás— proclama el segmenta y venderás (más). Por eso, en la década en 0 del siglo XXI no solamente se les vende a las mujeres un jabón para que acaricien su piel sino que a los varones también se les vende uno, especialmente, para que a ellos se las endurezca.

“El jabón de mujer te hace pensar como mujer”, chicanea la propaganda del gel de ducha Axe. Pensar como mujer es asimilado a asustarse con una cucarachita o dejar la bombacha colgada en la manijita del baño. Pero eso sería parte del folklore de los lugares comunes asignados a las mujeres —igualmente tomados como viruelas contagiosas a través de la espuma—, si no fuera porque el summum del marketing misógino es un muchacho que (atrapado por el jabón rosita) persigue a las chicas con una iglesia y un anillo a cuestas. Pensar como mujer es querer casarse y querer cazarlos. Y pensar como varón es estar con dos muchachitas cariñosas en la ducha. No por nada en esta época de amores tan líquidos como el gel esa diferencia de sexos —”que brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa / cuando se conocen todos esos secretos / que nos mantenían enmascarados y ajenos”— se escurre de las manos como jabón. No por nada, cuando las diferencias tienen que brillar, espantan. Por eso, la filosofía Axe no sólo es despectiva con las mujeres, también es trituradora de los varones, presos del Viagra precoz por las presiones de ganar chicas, demostrar hombría —hombría bien segmentada— y deletear sensaciones para no parecer… Porque cuando ellos tienen que demostrar que sólo tienen que huir se acobardan de llegar. Y llegar es llegar.

¿La liberación masculina para cuándo?

DESDE   http://www.pagina12.com.ar

La razón ya no existe ahora

que los hombres se han declarado

en suicidio universal

porque han olvidado

que el tiempo no existe,

sólo existe la ternura.

DESDE  http://supervivenciaemocional.blogia.com

imágenes de Oswaldo Guayasamín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: