…amanecer salvaje…

Compatriotas saquemos las banderas otra vez.

Saquemos las camisetas, vistámoslas con orgullo y esperanza una vez más.
Tómenos las pancartas otra vez. Ahora no necesitamos protestar… ahora exigiremos decencia en la gestión de la asamblea legislativa y del poder ejecutivo.

Hoy necesitamos gente otra vez para defender al ICE.
El ICE es nuestro y no lo vamos a entregar a unos cuantos mercaderes oportunistas.

Volvamos a las calle; ahora para exigir respeto a las instituciones como la Caja, el INS y el ICE y para defender a la naturaleza de tanto vendedor desalmado.
Marchemos una vez más por nuestra patria, por nuestros hijos, por nuestros nietos. El futuro está en nuestras manos, sepamos defenderlo.

Levantemos la frente, miremos al sol con orgullo.
Cantemos con valentía el Himno Nacional.
Vibremos una vez más con las notas de la patriótica costarricense.
Entonemos a viva voz el recuerdo de la gesta heroica de Juanito Mora.
No tengamos miedo. Los que tienen miedo andan con garrotes, perros y caballos. Lanzan gases y agreden al pueblo.

Hoy la patria nos llama para defenderla y sus hijos del pueblo debemos responderle con valor y sin condiciones.
No somos siervos y no mengüemos el valor de nuestras acciones patrióticas.

Sabemos dialogar, sabemos razonar; pero también sabemos pelear y luchar por lo que es nuestro, por lo que nos pertenece.
Acudamos al llamado de la patria por la libertad, por la justicia, por la igualdad y por la dignidad.

No dejemos que nos señalen el rumbo con mentiras. Los medios están confabulados contra los más caros intereses de la patria, están vendidos a la oligarquía que tiránicamente nos trata de gobernar en una democracia arrodillada. Los periódicos, la TV y la radio han sido comprados y apagados en su voz de imparcialidad y decencia. Ahora la gran mayoría pertenecen al mercado, o sea al mejor postor, la “verdad” se vende como los chayotes, quien paga más compara más. Quien no paga no compra y quien no compra conciencias no puede informar. Nosotros no tenemos plata y no podemos informarnos como hombres libres y decentes sobre los
actos patrióticos que los tiempos actuales demandan. Debemos unirnos para aprenden a escuchar el mensaje de la patria entre las líneas del silencio envuelto en bulliciosa de propaganda y la charanga que impone la fuerza y la opresión de los Arias.

La oligarquía y los hermanos Arias con todos sus secuaces, creen en “su” paz y en “su” libertad, nunca en la igualdad y la justicia en la información. A los que nos oponemos a sus delirios de grandeza y a su desenfrenada ambición personal y monetaria nos han robado el derecho a la información, nos han callado, nos han convertido en piedras del silencio, en fantasmas de la expresión y transparentes a la visión. Tenemos voto; pero no tenemos voz. Nos roban el voto y además la libertad de expresión. Nos tratan como pordioseros de la verdad y del derecho, nos obligan a tomar las calles y las esquinas para expresar nuestras ideas a la sombra amenazadora del garrote policial. Ellos son ni más ni menos que tiranos en el derecho y en la justicia. Qué ironía, nos quieren destruir; cuando el dinero, el miedo y la cobardía es de ellos y el derecho es nuestro.

No esperemos noticias ni llamados por los medios tradicionales.

Aprendamos a escuchar el silencio, porque en el fondo de nuestras conciencias se encuentra el llamado desesperado de la patria.
Aprendamos a escuchar el llamado del corazón.

Pónganosle atención al llanto de los niños sin alimento, sin ropa y sin escuela.
Aprendamos a escuchar los lánguidos sufrimientos de nuestros acianos que lloran las conquistas de civismo y de justicia por los que otrora lucharon y que hoy estos traidores las pretenden tirar por el despeñadero de la desvergüenza.

Estos nuevos vende patrias, no podrán jamás contener la herencia moral y cívica de un pueblo digno como el costarricense. Esta gavilla de mercaderes y ladrones, fraguados en el crisol de los partidos políticos que ellos mismos contribuyeron a destruir, primero con la injusticia, luego con la corrupción, para terminar con el asalto y el robo institucional, mediante el concubinato más vulgar, vergonzoso y descarado de la historia de la patria, han tratado de confundir a un pueblo que atónito aún no termina de asimilar tanta traición; pero que sí comprende que estos apóstatas están levantado una nueva consigna partidaria neoliberal al amparo de los despojos de su traición.

Vamos a la calle… Únete al patriota y al amigo de la libertad. Llama a tu comunidad para que se una a la batalla. Despierta a tus hijos y diles por qué luchas. Déjale claro el futuro, que tus huellas le dejen un camino de decencia y dignidad. Da un beso a tu madre anciana, antes de emprender esta lucha patriótica, ella sabrá comprender y te bendecirá. Pídele consejo tu padre para encontrar el valor de romper las cadenas del conformismo y el desinterés, él te enseñará que todos hemos flaqueado alguna vez en la vida; pero que lo que importa es sobreponerse y llenarse de verdad y de libertad para conquistar nobles ideales. Pero sobre todo, escucha tu conciencia en la soledad y en el silencio de la meditación y te darás cuenta que tu puesto tiene un lugar en la historia, no lo dejes vacío.

No temas al garrote de los antimotines, recuerda… las heridas sanan y el dolor se esfuma; pero las cobardías nos queman muy adentro del alma y duran toda la vida, y van más allá de tu historia carcomiendo a hijos y a nietos.

No nos dejemos engañar. Ellos tratan de confundirnos y engañarnos. El 7 de octubre se aprobó el TLC, el gobierno debe cumplir el mandato del pueblo y con el contenido legal de ese instrumento y depositarlo en la OEA antes del primero de marzo del 2008, para que entre en vigor. Eso se aprobó en el referéndum. En nombre de las mentiras nos robaron los votos el 7 de octubre y ahora quieren robarnos el derecho de defender la patria pasando una agenda oprobiosa que no fue aprobada por el pueblo.

Tenemos derecho a opinar, tenemos derecho a defender al ICE. Debemos oponernos al festín oligárquico de los que quiere robarse los negocios del pueblo para enriquecer a unos cuantos que se han unido al egoísmo y a la avaricia de los Arias que quieren destruir al INS, a la Caja, al ICE. Quieren llevarse a sus negocios privados el agua, las semillas, la riqueza natural del país.

Defender al ICE es un derecho. Defender a Costa Rica una obligación, Defender a la familia un deber y defender el futuro es un acto de valentía que dejará huellas para siempre en el corazón de la patria.

Juan Carlos Antillón Sargent

http://notlc.com/ARTICULOS_OPINION/Necesitamos_Gente_otra_vez.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: