…amanecer salvaje…

Archivo para febrero, 2010

“…Soy feminista y defenderé hasta donde puedo hacerlo a las mujeres, a su derecho a una vida libre de violencias…” Florence Thomas

“Sí, soy feminista para que podamos oír otras voces, para aprender a escribir el guión humano desde la complejidad, la diversidad y la pluralidad.”

Florence Thomas

Soy Feminista…

martes, febrero 23, 2010

Por:  Florence Thomas

Nunca he declarado la guerra a los hombres; no declaro la guerra a nadie, cambio la vida: soy feminista.
No soy ni amargada ni insatisfecha: me gusta el humor, la risa, pero sé también compartir los duelos de las miles de mujeres víctimas de violencia: soy feminista.
Me gusta con locura la libertad más no el libertinaje: soy feminista.
No soy pro-abortista, soy pro-opción porque conozco a las mujeres y creo en su enorme responsabilidad: soy feminista.
No soy lesbiana, y si lo fuera ¿cuál sería el problema? Soy feminista.
Sí, soy feminista porque no quiero morir indignada.
Soy feminista y defenderé hasta donde puedo hacerlo a las mujeres, a su derecho a una vida libre de violencias.
Soy feminista porque creo que hoy día el feminismo representa uno de los últimos humanismos en esta tierra desolada y porque he apostado a un mundo mixto hecho de hombres y mujeres que no tienen la misma manera de habitar el mundo, de interpretarlo y de actuar sobre él.
Soy feminista porque me gusta provocar debates desde donde puedo hacerlo. Soy feminista para mover ideas y poner a circular conceptos; para deconstruir viejos discursos y narrativas, para desmontar mitos y estereotipos, derrumbar roles prescritos e imaginarios prestados.

Soy feminista para defender también a los sujetos inesperados y su reconocimiento como sujetos de derecho, para gays, lesbianas y transgeneristas, para ancianos y ancianas, para niños y niñas, para indígenas y afrodescendientes y para todas las mujeres que no quieren parir un solo hijo más para la guerra.

Soy feminista y escribo para las mujeres que no tienen voces, para todas las mujeres, desde sus incontestables semejanzas y sus evidentes diferencias.
Soy feminista porque el feminismo es un movimiento que me permite pensar también en nuestras hermanas afganas, ruandesas, croatas, iraníes, que me permite pensar en las niñas africanas cuyo clítoris ha sido extirpado, en todas las mujeres que son obligadas a cubrirse de velos, en todas las mujeres del mundo maltratadas, víctimas de abusos, violadas y en todas las que han pagado con su vida esta peste mundial llamada misoginia.
Sí, soy feminista para que podamos oír otras voces, para aprender a escribir el guión humano desde la complejidad, la diversidad y la pluralidad.

Soy feminista para mover la razón e impedir que se fosilice en un discurso estéril al amor. Soy feminista para reconciliar razón y emoción y participar humildemente en la construcción de sujetos sentipensantes como los llama Eduardo Galeano. Soy feminista y defiendo una epistemología que acepte la complejidad, las ambigüedades, las incertidumbres y la sospecha.

Sé hoy que no existe verdad única, Historia con H mayúscula, ni Sujeto universal. Existen verdades, relatos y contingencias; existen, al lado de la historia oficial tradicionalmente escrita por los hombres, historias no oficiales, historias de las vidas privadas, historias de vida que nos enseñan tanto sobre la otra cara del mundo, tal vez su cara más humana.
En fin soy feminista tratando de atravesar críticamente una moral patriarcal de las exclusiones, de los exilios, de las orfandades y de las guerras, una moral que nos gobierna desde hace siglos. Trato de ser feminista en el contexto de una modernidad que cumple por fin sus promesas para todos y todas.

Como dice Gilles Deleuze “siempre se escribe para dar vida, para liberarla cuando se encuentra prisionera, para trazar líneas de huida”.

Sí, trato de trazar para las mujeres de este país líneas de huida que pasen por la utopía.
Porque creo que un día existirá en el mundo entero un lugar para las mujeres, para sus palabras, sus voces, sus reivindicaciones, sus desequilibrios, sus desórdenes, sus afirmaciones en cuanto seres equivalentes políticamente a los hombres y diferentes existencialmente.
Un día, no muy lejano, espero, dejaremos de atraer e inquietar a los hombres; dejaremos de escindirnos en madres o putas, en Marías o Evas, imágenes que alimentaron durante siglos los imaginarios patriarcales; habremos aprendido a realizar alianzas entre lo que representa María y lo que significa Eva. Habremos aprendido a ser mujeres, simplemente mujeres.
Ni santas, ni brujas; ni putas, ni vírgenes; ni sumisas, ni histéricas, sino mujeres, resignificando ese concepto, llenándolo de múltiples contenidos capaces de reflejar novedosas prácticas de sí que nuestra revolución nos entregó; mujeres que no necesiten más ni amos, ni maridos, sino nuevos compañeros dispuestos a intentar reconciliarse con ellas desde el reconocimiento imprescindible de la soledad y la necesidad imperiosa del amor.
Por esto repito tantas veces que ser mujer hoy es romper con los viejos modelos esperados para nosotras, es no reconocerse en lo ya pensado para nosotras, es extraviarse como lo expresaba tan bellamente esta feminista italiana Alessandra Bocchetti.
Sí, no reconocerse en lo ya pensado para nosotras.
Por esto soy una extraviada, soy feminista.
Y lo soy con el derecho también a equivocarme.

Florence Thomas
Cofundadora del grupo Mujer y Sociedad

Facultad De Ciencias Humanas
Universidad Nacional De Colombia

Marzo, 2008


Publicado por Género con Clase

Mujer, cuanto más libre, más te quiero… defiende contra todos tu sagrada libertad.

Mujeres

(Víctor Manuel)

Mujeres que venís de un largo viaje,
mujeres que venís de la más ciega oscuridad,
ayer formabais parte del paisaje
y nadie os ha venido el futuro a regalar.

Mujeres sepultadas en rutinas
pariendo como único destino natural.
Lo viejo no se acaba de marchar,
lo nuevo ya está viejo y nunca acaba de llegar.

La Historia os ha pasado por encima
sin voz ni voto hicisteis el camino al caminar,
la Historia ya sabéis quién la escribía
y nunca imaginó que hombre y mujer fueran igual.

La Iglesia discutió si tenéis alma,
prohibía disfrutar si no queríais procrear.
Podíais conseguir el pasaporte
si aquel marido o padre lo quería autorizar.

Mujeres que llegáis a un tiempo nuevo
para las que el futuro es igualdad
nada ni nadie va a truncar el vuelo:
la Historia no camina marcha atrás.

Mujer, los hombres son un avispero
y hay muchos que se matan por el gusto de matar,
les gusta recordar que fueron dueños
cuando no imaginabais escapar ni protestar.

Mujer de la semilla hasta el incendio
estás presente en todo lo que quieras hoy estar.
Mujer, cuanto más libre, más te quiero
defiende contra todos tu sagrada libertad.

(2008)

Victor Manuel – Mujeres .mp3


«A golpe de tacón» recupera acontecimientos históricos como la represión de la dictadura franquista sobre los mineros asturianos en los años sesenta, dirigiendo la mirada al protagonismo que tuvieron las mujeres en las huelgas.


Mutilación Genital Femenina…gritos de dolor en silencio…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 927 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: